LOGO SE

Presidente Hernández llama a conformar un frente mundial que garantice un trato justo y digno a los caficultores

9 de Julio de 2017


  • El mandatario hondureño propuso promover un movimiento internacional para que los consumidores del mundo decidan a quien comprarle en función de cómo se le está pagando y tratando al productor de café.

    El discurso del presidente Hernández fue ovacionado por los productores que asistieron al Foro Mundial, quienes se identificaron con la propuesta del mandatario de establecer un bloque común para garantizar precios justos para los caficultores.

     

    Medellín (Colombia), 11 de julio.- La propuesta del presidente Juan Orlando Hernández de establecer una Asociación Mundial de Productores de Café que garantice pagos justos a los caficultores fue aplaudida por los productores  de 40 países que hoy se congregan  en el Foro Mundial del Café.

    El mandatario hondureño fue uno de los oradores principales de la ceremonia de inauguración del primer Foro Mundial de Productores de Café que se lleva a cabo del 11 al 12 de julio en el distrito Antioquia, Colombia.

    Durante su disertación el presidente Hernández aplaudió la iniciativa de Colombia de promover espacios que permitan abordar los retos que enfrenta el sector cafetalero y propuso iniciar una nueva etapa y crear un frente común que garantice precios justos a los productores de café, ya que  actualmente son los que menos ganancias obtienen en la cadena de comercialización del grano de oro.

    “Estoy hablando de un esfuerzo legítimo, justo, de organizarnos para poder defender todos nuestros intereses y eso hoy es más valido que nunca, no solamente por razones de precios sino por los efectos del cambio de clima que estamos experimentando, así como por la sostenibilidad de este esfuerzo”, expresó el presidente hondureño ante una audiencia que aplaudió su propuesta.

    “Las medidas para enfrentar el cambio climático, la sostenibilidad y los precios justos pasan por unirnos, y esto que no me lo tome la Organización Internacional del Café como un atentado a su institucionalidad; al contrario, lo que queremos es hacer un frente que nos permita un trato justo  y digno a los productores”, agregó el gobernante hondureño.

    Recordó cómo los consumidores decidieron dejar de comprar un producto  deportivo cuando trascendieron las condiciones infrahumanas y el pago mínimo que recibían los trabajadores que fabricaban este producto en una maquila de Asia.

    "Creo que a raíz de este foro deberíamos de promover que los consumidores en los grandes mercados se den cuenta, en primer lugar, cuánto le queda de una taza de café; con lo que se queda el productor es una mínima parte. La cadena no reconoce que en el mejor interés de todo el mercado está que el productor gane bien, que gane lo justo", expresó Hernández.

    “Sería extraordinario un movimiento mundial de los grandes consumidores de café que decida a quien comprarle en función de cómo se le está pagando y tratando al productor de café; por lo menos yo de ahora en adelante voy a llevar este mensaje”, aseguró el presidente hondureño.

    Cruzada internacional 

    Hernández aseveró que “es el momento justo y oportuno para que los países que producimos café en el mundo nos unamos, porque enfrentamos grandes retos y oportunidades en las próximas décadas con la demanda creciente de alimentos en el mundo, y esta asociación de debe ser la herramienta que nos permita crear mecanismos de sostenibilidad a la producción de café en el mundo”.  

    El presidente recordó que en el 2015, durante la Cumbre del Cambio Climático que se llevó a cabo en París (Francia), se reunió con el expresidente francés Nicolas Sarkozy y los gobernantes de México y Colombia, Enrique Peña Nieto y Juan Manuel Santos, respectivamente, para hablar sobre la necesidad de garantizar precios justos a los productores de café, sobre todo a los pequeños productores.

    El expresidente Sarkozy explicaba que si no se cuidaba a los productores de  materias primas y alimentos en el mundo, y el precio se venía abajo, se condenaba a que esos mercados fracasaran.

    “Si un productor en Honduras o en cualquier latitud del mundo mira que su actividad no es rentable, se van a dedicar a otra cosa. A mí me asusta imaginarme qué pasaría si las familias de los pequeños productores de Honduras decidieran dedicarse a otra cosa que no fuera producir café; esto traería un tremendo problema social y económico para el país”, dijo.