Los 2,000 reos más peligrosos del país ya están aislados

16 de Mayo de 2017







 

El mandatario destaca el éxito del traslado de 773 reclusos de Támara a El Pozo 2, que se suman a los enviados anteriormente a El Pozo 1.

En la Operación Arpía III participaron alrededor de 3,000 efectivos, 245 vehículos terrestres, 5 aeronaves, y se usó equipo de control y antimotines.

El Pozo 2 es la segunda cárcel de máxima seguridad que entra en operaciones, señala el mandatario.

“No retrocederemos ni un milímetro en la construcción del nuevo sistema carcelario”, advierte.

 

Tegucigalpa, 16 de mayo. Un total de 773 reos pertenecientes a las pandillas MS-13 y la 18 fueron trasladados hoy en la Operación Arpía III, que se ejecutó exitosamente, desde la Penitenciaría Nacional, ubicada en Támara (Francisco Morazán), hasta El Pozo 2, en Morocelí (El Paraíso), dijo hoy el presidente Juan Orlando Hernández.

En comparecencia de prensa en Casa de Gobierno, el mandatario destacó que “podemos afirmar que los 2,000 reclusos más peligrosos del país están totalmente aislados”, sumados los trasladados hoy a El Pozo 2  y los enviados en fechas anteriores a El Pozo 1, en Ilama (Santa Bárbara).

Aseguró que “prácticamente la totalidad de los miembros de los dos grupos criminales de la MS y  La 18 que estaban en reclusión” están en cárceles de máxima seguridad.

El titular del Ejecutivo recordó que el 27 de enero de 2014, cuando tomó posesión como presidente de la República e inició el trabajo de servicio al pueblo hondureño, les dijo a los delincuentes que “se les acabó la fiesta”.

“Decidimos –prosiguió- luchar por recuperar la paz y la tranquilidad a la que tenemos derecho”.

Detalló el gobernante que la ejecución de la Operación Arpía III comenzó desde el lunes en horas de la noche, con el objetivo de asegurar las instalaciones y los privados de libertad que están en la cárcel de Támara para poder extraer a varios de ellos, y llevarlos a El Pozo número 2.

Resaltó que “el día de hoy han sido trasladados 773 privados de libertad de alta peligrosidad que estaban principalmente en el módulo Escorpión, otros de otro módulo, y allí se albergaban, en esos dos, los miembros que estaban recluidos en Támara pertenecientes a la MS-13 y a la 18”.

Pero además –continuó diciendo- se identificaron 119 miembros de ambos grupos delictivos que de alguna manera u otra estaban en otros recintos, pero que era objetivo de esta operación no solamente identificarlos, sino que también trasladarlos.

Una gran movilización

El presidente Hernández destacó que esta movilización ha sido planificada y ejecutada exitosamente con la participación de alrededor de 3,000 efectivos, 245 vehículos terrestres, 5 aeronaves, usando equipo de control y antimotines.

También se ejecutó -prosiguió- usando moderna tecnología de comunicación y vigilancia que una vez más demuestra las modernas capacidades con que cuenta el Estado de Honduras a través de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

“Aquí se mira reflejada la inversión proveniente de recursos de la Tasa de Seguridad y también de fondos ordinarios nacionales”, acotó.

Hernández agregó que “estos traslados se venían planificando desde hace aproximadamente dos meses como parte de la programación anual en el marco de la estrategia integral de seguridad”.

“El Pozo 2 es la segunda cárcel de máxima seguridad que entra en operaciones”, dijo el mandatario para seguidamente expresar que “tiene capacidad para recluir a 1,344 personas,  cuenta con 24 edificios diseñados para albergar 8 módulos carcelarios, oficinas administrativas y también habitaciones para los agentes penitenciarios”.

Detalló que la construcción de esta cárcel es similar a la de máxima seguridad de El Pozo número 1 y fue construida bajo los estándares y los parámetros de seguridad internacional.

“Hoy podemos afirmar que los 2,000 reclusos más peligrosos del país están totalmente aislados; prácticamente la totalidad de los miembros de los dos grupos criminales: la MS y la 18, que estaban en reclusión o en las cárceles, representan estos 2,000 que han sido trasladados, entre los que estaban en San Pedro Sula y también en Támara, principalmente”, añadió.

El mandatario continuó diciendo que “estos han sido los privados de libertad, como grupo, que más luto y dolor han provocado al pueblo hondureño”.